Pages

martes, mayo 23, 2017

Viaje al interior



Pasos por el sendero de un mundo interior,
detrás, muros sin destruir.
Horizonte pintado color valor,
y palabras vuelan alrededor al escribir. 

Sentado frente al teatro de mi función,
director de la utopía de mis sueños. 
Luz tenue y una balada de pasión,
actuando los sentimientos y pensamientos serenos. 

Aplausos rompiendo el silencio desde el precipicio,
a flor de piel todos los sentidos. 
Abriendo los ojos de solsticio,
Y lazos de emociones unidos. 

Tiempo al son de este espectador,
guión del buen observador. 
Camino de seguro vencedor, 
ruta del propio mapa de mi yo explorador. 


martes, abril 25, 2017

Si tuviera ... sería feliz



Cuentan que una vez un hombre caminaba por la playa en una noche de luna llena mientras pensaba:
– “Si tuviera un auto nuevo, sería feliz”
– ” Si tuviera una casa grande, sería feliz”
– ” Si tuviera un excelente trabajo, sería feliz”
– ” Si tuviera pareja perfecta, sería feliz”
En ese momento, tropezó con una bolsita llena de piedras y empezó a tirarlas una por una al mar cada vez que decía: “Sería feliz si tuviera…” 
Así lo hizo hasta que solamente quedaba una piedrita en la bolsa, la cual guardó. Al llegar a su casa se dio cuenta de que aquella piedrita era un diamante muy valioso. ¿Te imaginas cuantos diamantes arrojó al mar sin detenerse y apreciarlos? 
¿Cuántos de nosotros pasamos arrojando nuestros preciosos tesoros por estar esperando lo que creemos perfecto o soñado y deseando lo que no se tiene, sin darle valor a lo que tenemos cerca nuestro? 
Mira a tu alrededor y si te detienes a observar te darás cuenta de lo afortunado que eres, muy cerca de ti está tu felicidad, y no le has dado la oportunidad de demostrarlo.
Cada uno de nuestros días es un diamante precioso, valioso e irremplazable.
Depende de ti aprovecharlo o lanzarlo al mar del olvido para nunca más poder recuperarlo.
Extraído: Internet, https://sabiasmoralejas.wordpress.com

viernes, abril 21, 2017

Al acabar el libro


Desenreda el momento de la última página,
nudo medido de emociones.
Escapa de nuevo a la realidad vecina,
y espera que broten las impresiones.

Camino de letras recorrido,
bajo el horizonte a la deriva.
Última parada del tendido,
albergando la experiencia cautiva.

Respirando diferente la vida,
portando la mochila del saber.
Siguiendo la senda encendida,
y el corazón en el creer.

Saborea el último punto,
la ultima montaña del viaje.
Porque dentro del conjunto,

te has llevado el equipaje.

La fábula del puerco espí­n



Durante la Edad de Hielo, muchos animales murieron a causa del frío.

Los puerco espí­n dándose cuenta de la situación,decidieron unirse en grupos. De esa manera se abrigarían y protegerían entre sí­,pero las espinas de cada uno herían a los compañeros más cercanos, los que justo ofrecían más calor. Por lo tanto decidieron alejarse unos de otros y empezaron a morir congelados.

Ahí­ que tuvieron que hacer una elección, o aceptaban las espinas de sus compañeros o desaparecían de la tierra. Con sabiduría decidieron volver a estar juntos. De esa forma aprendieron a convivir con las pequeñas heridas que la relación con un ser muy cercano puede ocasionar,ya que lo más importante es el calor del otro.
                           
De esa forma pudieron sobrevivir.
                     
Moraleja de la historia

LA MEJOR RELACIÓN NO ES AQUELLA QUE UNE A PERSONAS PERFECTAS, SINO AQUELLA EN LA QUE CADA INDIVIDUO APRENDE A VIVIR CON LOS DEFECTOS DE LOS DEMAS Y A ADMIRAR SUS CUALIDADES..

Extraído: Internet, tumentecreaturealidad.blogspot.com

jueves, abril 06, 2017

La libélula



     Poco después, una de dichas larvas sintió un deseo irresistible de ascender hasta la superficie. Comenzó a caminar hacia arriba por uno de los finos tallos verticales y cuando finalmente estuvo fuera, se puso a descansar sobre una hoja de lirio. Entonces experimentó una transformación magnifica que la convirtió en una hermosa libélula con unas alas bellísimas. Trató de cumplir su promesa, pero fue en vano. Volando de un extremo al otro de la charca podía ver a sus amigas sobre el fondo. Entonces comprendió que incluso si ellas a su vez hubieran podido verla, nunca habrían reconocido en esta criatura radiante a una de sus compañeras.
   El hecho de que después de esa transformación que llamamos muerte no podamos ver a nuestros amigos ni comunicarnos con ellos no significa que hayan dejado de existir.
Extraído: Cuentos Para Crecer Y Curar, Michel Dufour

martes, marzo 28, 2017

La ciudad



Sombra de la ciudad sin camino,
cielo lejano de la mirada.
Pradera de asfalto sin campesino,
fatigado el tiempo en la esquina olvidada.

Ventanas tatuadas de la necesidad,
mercado negro del alma.
Ríos brotados de la propiedad,
bailes a velocidad sin calma.

Flores marchitas y desnudas de lo genuino,
luz de la melancolía sentada.
Tintes de escultor clandestino,
y barro de engaño enfundando la madrugada.

Aire miope de libertad,
frontera de una razón sin mapa.
Bálsamo del letargo de la soledad,
y arrugas del verso en la capa.

La hoja que quería volar


     Una hoja, que estaba bien sujeta a la rama de una árbol, un día al ser calentada por los rayos del sol, comenzó a tomar consciencia de Ser y de su existencia. Al mirar a su alrededor, pudo contemplar la magnitud de la creación que le acompañaba, el sol, las nubes,la tierra verde,las montañas, donde ella estaba sujeta a la rama, y de ahí continuo al tronco bien plantado en la tierra.
Era muy feliz con lo que tenia sintiendo su seguridad en las raíces del árbol, sentía el calor del sol en su cuerpo, ((como el aire la mecía)) veía el baile de las mariposas y los pájaros cantar; se posaban en su rama y cuando echaban a volar ese mecer de la rama donde ella estaba la hacia sentir la libertad que ellos tenían… se preguntaba: que se podrá ver más allá? estaba excitada de alegría de cada pajarillo que se apoyaba en su rama, por la emoción que sentía al movimiento rítmico cuando se echaba a volar… y ahí comenzó su sueño…
Se dormía soñando quería tener alas como los pájaros deseando despertar y ver volar a las mariposas, volaba en la imaginación cada vez que la rama se agitaba cerraba los ojos y se dejaba llevar por la sensación de liviandad que le producía..
Y así paso el verano, las tardes se iban haciendo mas cortas notaba que los rayos del sol que la hicieron despertar ya no calentaban tanto, asombrada comenzó a ver como cambiaba su vestido de una tonalidad verde se iba coloreando con un rojizo y mirando a su alrededor vio asombrada como el paisaje que se erguía con su mismo tono verde en todo su entorno tiempo atrás, también se tornaba rojo no sabia porque pero le gustaba ese nuevo vestido que la naturaleza le había regalado.
Miraba las demás hojas pero no les notaba que se movieran con la misma vida que lo hacia ella, estaban serias, casi no parpadeaban no tenían la alegría que manifestaba en su colorido; Un día de lluvia al despertar como otros muchos, hizo un balance a su alrededor observando, se sintió mas sola de lo normal, faltaban hojas a su alrededor, oh!! donde se abrían ido..? si todas estaban sujetas a las ramas, como podían haberse movido, habrían realizado su sueño.. podrían volar??
Y cual fue su sorpresa cuando miro al suelo y las vio allí tendidas cubriendo como un manto el suelo habían cambiado de color… estaban amarillas no se movían..
Las mariposas ya no la iban a visitar, los pájaros que tanto cantaban en su rama ahora se formaban en grupos, se comentaba algo de un largo viaje… cruzando el mar… que seria el mar ?? buscando el sol, el calor… seguían comentando los pajarillos y ante su curiosidad les pregunto..:
Donde vais? porque os estáis formando en grupos para viajar, que es el mar?
entonces la respondió:
El mar es inmenso, es una llanura infinita de agua.. hasta donde tus ojos alcanzan a mirar y más; volamos buscando las tierras mas cálidas que se encuentran al otro lado del océano.
Qué nostalgia de repente invadió su pequeño cuerpecito… se iban.. y que iba ha hacer ella estaba asustada, pedía con todas sus fuerzas que su sueño se hiciera realidad quería volar, ella también quería cruzar el océano a tierras cálidas encontrar mas hojas con las que compartir.
Llego la noche, mirando el cielo cubierta por un manto de estrellas pedía… pedía, y así… se quedo dormida pidiendo que su sueño se hiciera realidad; pero cual fue su sorpresa al despertar:
oh!! que esta pasando.. su cuerpecito que siempre había estado sujeto con firmeza a la rama que le daba seguridad, comenzaba a soltarse.. podía ver como mas de la mitad de su base estaba separada ya… sentía cual era su final.. yacer inerte, inmóvil, como el resto de las hojas.. ese era su fin… para que servia pedir.. nadie la escuchaba.. se estaba soltando para caer al vacío… y se abandono a su suerte.
Ese día casi no sonrrió a los pocos pajarillos que quedaban, ya no quería sentir esa libertad.. para que iba a soñar.. ella sabia perfectamente cual era su destino y así se durmió.. dejándose llevar una vez más por la cálida sensación de ese sueño en el que volaba libre, una lagrima se deslizo por su vestido que empezaba a tornarse amarillo, se quedo mirando la poca sujeción que le quedaba a la rama, no sabia si despertaría así… o yacería en el suelo…
Pero decidió dar las gracias por todo lo que había vivido, por todo lo que había podido sentir…. la lluvia deslizarse sobre ella, el calor de los rayos del sol por la mañana, el aire fresco, el baile de las mariposas y los pájaros.. sus amigos que fueron el inicio de su sueño.. y así con una sonrisa en sus labios se quedo dormida feliz.. muy feliz por todo lo que había vivido.
Mientras tanto… la magia de la naturaleza había sido participe de todo su soñar, siempre atenta a todos sus hijos… no hay nada que a ella se le escape, la miro.. y miro en su corazón.. que resplandecía de bondad y gratitud.. aun sabiendo del destino que la aguardaba se sentía feliz y agradecida, miro en sus anhelos mas profundos y vio que su mayor deseo era volar.. se hacia de día.. sus pies de hoja se soltaban por instantes de la rama, esa rama que había sido su sujeción durante toda su vida ahora dejaba de serlo.. se soltaba y no podía hacer nada, pero así tenia que ser la vida continuaba es parte del ciclo y a él se entrego.
Al alba, cuando el primer rayo de sol toco su cuerpo la pequeña sujeción que tenia se soltó…. comenzó a caer era consciente estaba despierta, su mirada estaba al cielo sintiendo esa sensación que anhelaba era feliz… volaba… En ese momento solo sentía gratitud en la pureza de su corazón, estaba feliz por los pájaros sus amigos por lo menos podrían realizar su sueño…
De repente, un soplo de viento comenzó a sujetarla, un cálido escalofrío recorrió su tallo y un volcán de sensaciones en una explosión de colores inundo todo su cuerpo de hoja, la madre en una inmensa compasión que la envuelve y el amor por todos sus hijos decidió regalarla ese soplo de luz y de creación, el viento paro.. se dio cuenta que podía volar donde sentía que quería ir se movía, iba sin más se dirigía hacia el cielo, sus movimientos eran gráciles y sutiles, hacia arriba hacia abajo de repente vio que la empezaron a rodear, eran sus amigos los pajaros, podía volar… !!! su sueño hecho realidad y voló… lejos hasta cruzar el mar.. en completa LIBERTAD!!!
En una reflexion se dio cuenta, que las cosas nunca son lo que parecen, a veces aunque se vean las cosas que llegan a su fin… que todo se termina.. eso solo es el inicio, el principio de otras !!! y si confiamos con todas nuestras fuerzas y seguimos nuestros sueños creyendo en ellos, se haran realidad, porque nada es para siempre, todo esta sujeto a cambios en la impermanencia…
Extraído: Internet, http://www.shurya.com

jueves, marzo 23, 2017

Cambiando el mundo


     Un buen día dejaron a un cura el cuidado de un niño durante una tarde; era un niño revoltoso como él solo. Después de un par de horas, el cura estaba desesperado porque el niño no paraba un instante y se acercaba la hora del sermón. Como tenía que hacer algo para que estuviese entretenido, mientras hojeaba una revista se le ocurrió una gran idea: arrancó una hoja de la revista en la que aparecía un mapamundi, la hizo añicos con cuidado y entregó los papelitos al niño diciendo:
- Aquí  tienes un rompecabezas, es el mapa del mundo, a ver si para cuando termine el sermón lo tienes montado.
El cura fue a cambiarse convencido de que el pequeño tendría para unas horas, si es que alguna vez llegaba a terminar el puzle. El niño miró los trozos de lo que parecía una misión imposible, «arreglar el mundo». Como los niños son curiosos, se fijó en el reverso de uno de los trozos y vio que era la cara de una persona. Entonces dio la vuelta a todos los trozos. Cogió una hoja y sobre ella comenzó a ensamblar aquel rostro desconocido. Cinco minutos más tarde, la cara estaba perfectamente montada, así que puso otra hoja encima del rostro y le dio la vuelta.
En ese momento el cura regresó ya preparado para ir a dar su sermón; tan sólo habían pasado cinco minutos cuando el niño orgulloso le mostró el mapamundi recompuesto. El párroco, sorprendido, no daba crédito a sus ojos y le preguntó:
- Pero ¿cómo lo has hecho? ¿Cómo has arreglado el mundo?
A lo que el ingenioso niño respondió:
- No, yo no he arreglado el mundo, eso era muy difícil, pero vi que detrás había una persona y cuando la persona estuvo bien, el mundo también lo estuvo.
Ése fue el sermón que dio el cura aquel día: «Cuando tú estás bien, el mundo está bien», cuando tú estas bien con el mundo parece estar mejor, por eso tienes que invertir en ti, para crecer, aprender y comprender; porque cuando te sientes bien emocionalmente, te sientes fuerte, con la capacidad para pasar a la acción, te sientes más seguro ante las situaciones a las cuales has de enfrentarte y más optimista de cara al futuro.
Extraído: Donde tus sueños te lleven, Javier Iriondo

Viaje y momento



Naufrago en el mar de la consciencia,
sin tinta en el cuaderno de bitácoras.
Rehén barato de la existencia,
 de luces desertoras.

Partisano de un propio mundo,
bajo el velo del combate.
Herido y vagabundo,
maniquí del infinito escaparate.

Con la mirada en la flecha del segundo,
juez y verdugo del debate.
Coleccionista del deseo profundo,
portando los retales de los sueños en un viejo petate.

Comercial de la consecuencia,
producto del exterior y las prisas.
Recolector con urgencia,
del interior de sus repisas.

viernes, marzo 17, 2017

La integridad



Se dice que cierto día salieron a pasear juntas la Ciencia, la Fortuna, la Resignación y la Integridad.

Mientras caminaban dijo la Ciencia: 
Amigas mías, pudiera darse el caso de que nos separáramos unas de otras y sería bueno determinar un lugar donde pudiéramos encontrarnos de nuevo. 
A mí, podréis encontrarme siempre en la biblioteca de aquel sabio Dr. X, a quien, como sabéis, siempre acompaño.

En cuanto a mí expresó la Fortuna - me hallaréis en casa de ese millonario cuyo palacio está en el centro de la ciudad.

La Resignación dijo por su parte:
A mí podréis encontrarme en la pobre y triste choza de aquel buen viejecillo a quien con tanta frecuencia veo y que tanto ha sufrido en la vida.

Como la Integridad permanecía callada, sus compañeras le preguntaron:

Y a ti, ¿dónde te encontraremos?

La Integridad, bajando tristemente la cabeza, respondió:

- A mí, quien una vez me pierde jamás vuelve a encontrarme.

"Quien pierde su integridad y su honradez lo ha perdido todo".


Extraído: Internet, http://www.nuestraedad.com.mx

Crece


Rehén de la conciencia del hielo,
profundo viajero de paso lento.
Luna de madrugada del desvelo,
vida escrita en movimiento.

Trovador de versos por fusil,
salvador de verdades.
Observador de compasión sutil,
amante cantar de libertades.

Farero de función al cielo,
dulce espectador de cada momento.
Palabra de terciopelo sin velo,
comensal de los platos del conocimiento.

Camarero de aire gentil,
con la carta de las oportunidades.
Soñador de la mano de su candil,
partisano de las soledades.

Olvida en el desierto el pañuelo,
enciende el fuego del talento.
Muerde el momento con anhelo,
y coge el atajo del sentimiento.

martes, marzo 14, 2017

Espera, camina y siente



Pellizca con tus dedos el viento,
atrapando el silencio sin palabras.
Rinde la derrota su último aliento,
dejando su vuelta a un quizás.

Acunando la voz callada,
dentro de la fuente de los sentimientos.
Pintando el alma sellada,
escondida la razón de los intentos.

Olvida el necio del tiempo,
queda a solas el desorden de las esperas.
Y entre un mar eterno,
navega bajo el timón de tus voces consejeras.

Bajo el cielo de la luna olvidada,
disfruta de tus banderas sinceras.
Testigo de tu mente iluminada,
viaja al compás de tus emociones mensajeras.